LA ACOGIDA

La AcogidaFundada en la Casa Provincial para dar respuesta a la demanda de acogida y atención a las Hermanas que por diversas circunstancias de salud o de trabajo debían permanecer algún tiempo fuera de sus comunidades locales en Medellín.

La misión de la Comunidad se amplía con hermanas que participan en la tarea administrativa de la Casa Provincial y hermanas estudiantes, además, por quienes deben permanecer por períodos más largos a causa de la recuperación de su salud.

“La Acogida” es una riqueza que hace crecer, aunque en momentos dificulte la intimidad de la comunidad local que asume este servicio, no como algo de momento sino como su estilo propio de vida. Desde la misma erección de la Comunidad, una hermana atiende la Biblioteca de la Casa Provincial que originalmente servía sólo a las hermanas de la Provincia y más tarde Hermana Inés Marulanda Villegas permite que se abra a los estudiantes del barrio, hoy permanece abierto este servicio todo el día y todos los días.

“Clara y Francisco” es una fundación de atención a los enfermos desde sus primeros meses de pastoral, la Hermana María Estela Ramos Toro está vinculada en su organización y servicio. Comenzó llevando la Eucaristía a unos pocos enfermos y hoy cubre una inmensa población de estos con el beneplácito de los Párrocos y la aprobación del Señor Arzobispo. Es también muy significativo el número de damas de la sociedad que convencidas de la bondad de la organización ponen a su servicio tiempo y vehículos para favorecer la movilización oportuna de quienes llevan la Eucaristía.

Durante seis años Hermana Amparo Cecilia estuvo como Superiora de esta comunidad, fue también tiempo oportuno para la cualificación de la liturgia.

La vida de “La Acogida” no puede ceder a la rutina, siempre hay hermanas de paso... Siempre hay situaciones nuevas que atender: cursos, encuentros, retiros, oportunidades que permiten hacer vida el Proyecto de la Comunidad. Hay momentos especiales como la recepción de las Hermanas estudiantes que vienen de las distintas Provincias de Colombia y permanecen en Medellín por largos períodos; es propio del carisma crecer juntas haciendo posible la fraternidad entre Hermanas.

Aunque la misión de la Comunidad local no tiene el trabajo específico en las escuelas y colegios, tiene con Hermana Camila de la Merced, un constante contacto con la educación por su pertenencia a CONACED (Confederación Nacional de Educación Católica) y en la Comisión Técnico-Pastoral que atiende a cada uno de los Centros Educativos de la Provincia.

La alegría, es una señal de pertenencia y gozo en un servicio que se hace siempre nuevo aunque la vida “íntima” de la Comunidad local, muchas veces, especialmente en los momentos de fiesta, tenga que ceder a las celebraciones colectivas; situación que permite valorar con amplitud las salidas comunitarias.

Ninguna deja escapar un momento... atienden aquí y allá, pero en el lapso de los dos momentos, la aguja y el hilo están prontos para tejer la camisita o el vestido o la colcha para entregar a los más pobres.

La Comunidad no se sectoriza, pero en La Acogida la diversidad de servicios se convierte en riqueza: Cuatro Hermanas realizan su trabajo de Administración en el Economato y dos más lo hacen en la Secretaría.

Una Comunidad dinámica y abierta que busca hacer posible el Servicio de Caridad con el Carisma propio de Marie Poussepin desde la acogida fraterna y el servicio generoso entre Hermanas, sin olvidar que en su historia muchas Hermanas de otras Congregaciones y países también han vivido largos períodos entre las “Hermanas de la Acogida”.