CASA DE MARIE POUSSEPIN. HAITÍ

haitiCon la alegría de dar nueva vida a una misión que desde hace 23 años está en Haití, llega la Provincia de Medellín con cinco Hermanas, para asumir el anuncio del Evangelio a la manera propia de Marie Poussepin en esta tierra aquejada de los males que los hombres le van imponiendo al paso del tiempo.

Hablar de Puerto Príncipe, es hablar de la capital de la República, su origen se remonta a 1706, oficialmente se funda en 1743, cuando el Señor de “Sans Abris”, comandante del “Prince”, perseguido por los navíos ingleses vino a refugiarse en el Puerto situado en la región aislada que se llamaba “L’Höpital Echanté”. Por la seguridad y comodidad del Puerto, le da el nombre de su navío, “Prince”, más tarde se llamará “Port du Prince”, Puerto del Príncipe, que poco a poco se transformará en “Port au Prince”.

Es muy corto el espacio para contar la historia de esta nueva comunidad local, pero el tiempo transcurrido ha permitido la integración y conocimiento de las Hermanas entre sí, la ubicación en el medio, el aprendizaje de la lengua y la lenta inculturación en las costumbres para disponerse al anuncio de Jesucristo con nuevo ardor y con los métodos apropiados a las gentes y a la realidad.

El trabajo en Educación permite a las Hermanas establecer relaciones con la juventud para iniciar luego, la Pastoral juvenil y vocacional que responda a las demandas de la Iglesia Haitiana.

La aceptación por parte de los Obispos y de las Congregaciones Religiosas que desarrollan en Haití su trabajo misionero les ha permitido a las Hermanas entrar en el difícil mundo de lo desconocido que no es ajeno a las dificultades, pero mantiene viva la esperanza y el deseo de sembrar de manera fecunda el Carisma de la Bienaventurada Marie Poussepin.

La Casa de Port au Prince es el lugar de acogida de las Hermanas que comparten la misión en Gwo Mon.