COMUNIDAD MARIE POUSSEPIN. CASA PROVINCIAL

Marie PoussepinLa Comunidad Marie Poussepin es una de las cuatro comunidades locales que desde 1971 constituyen la Casa Provincial. Inicialmente era la única, en compañía de la Comunidad del Gobierno Provincial.

Una de las proyecciones apostólicas significativas fue el Bachillerato Nocturno Santa Catalina, fundado en 1973 para ofrecer a obreros y trabajadores pobres, la oportunidad de cursar estudios secundarios; para su funcionamiento se adaptó la parte que antes ocupaba el noviciado y postulantado en la Casa Provincial, allí permaneció hasta 1991, año en que se traslada a las instalaciones del Colegio de la Presentación Santa Inés, siendo el momento del cierre definitivo en 1998 como consecuencia de la Ley General de Educación (115), que amplía y favorece nuevas formas de promoción escolar y fue dejando con muy pocos estudiantes al nocturno.

La dedicación de Hermana Ernestina de la Paz hizo posible que muchos jóvenes vieran abrirse horizontes de progreso y realización personal, así como propiciar a Hermanas y Novicias un espacio de práctica pedagógica.

El carisma tiene entre las Hermanas de esta ciudad, un fuerte acento de servicio y fraternidad que se hace expresión de testimonio y acogida para quienes tienen con ellas alguna relación por misión o por convivencia. En 1982 las Hermanas que trabajan en la Secretaría y que constituían una comunidad con Hermana Luz Uribe Isaza como Superiora, se integran a la Comunidad de Marie Poussepin.

En el continuo sucederse de la vida hay hechos que interrumpen la clásica paz de la vida conventual. El 4 de mayo de 1983 un comando armado del frente Pedro León Arboleda de las FARC, irrumpe en la Casa Provincial, buscando arengar a los estudiantes del Nocturno Santa Catalina, después de una larga hora y media abandonaron la casa sin otras consecuencias que el pánico producido entre las Hermanas.

En 1985 se produce el cambio del Padre Eduardo Henao y por designación del Señor Arzobispo Alfonso López Trujillo, llega el Padre Bernardo Correa Monsalve, quien con entusiasmo emprende una ardua labor de educación litúrgica con las Hermanas y participa de manera importante en la remodelación de la Capilla. En octubre de 1991 deja la Presentación y llega en su lugar Monseñor Argiro Ochoa Velásquez, quien hasta la fecha se desempeña con prudencia, humildad y generosa prontitud como Capellán de la Casa Provincial.

La Comunidad vive de manera privilegiada los acontecimientos de la Provincia, como las visitas del Gobierno General, y está siempre pronta a la acogida y al servicio de todas las Hermanas.