Campoamor

CampaoamorCampoamor, barrio nacido de la necesidad de techo para un pueblo que debe invadir terrenos en pro de su supervivencia; con el paso del tiempo se consolida como uno de los barrios de clase obrera - industrial bien ubicado, porque tiene en su entorno al Aeropuerto Olaya Herrera y la Terminal de Transporte del Sur, además de un sinnúmero de empresas importantes de las cuales deriva el sustento de sus gentes.

Densamente habitado, con población infantil numerosa a la que responde en parte la Comunidad con la Escuela Urbana de niñas la Presentación. Antes de 1977, era entidad privada y se conocía como Escuela Popular de la Presentación, nombre que se mantiene para efectos de la Congregación.

La creciente demanda estudiantil permite a la comunidad mantener vivo el carisma en la línea de la educación, a través de las múltiples propuestas que hace la pedagogía en estos tiempos de cambio.

“Sembrad en los corazones aún tiernos la semilla de la piedad”, se constituye en reto para la Comunidad Educativa, que tiene en Marie Poussepin un modelo para calcar en este servicio de caridad, siempre dinámico y siempre actual. La educación en la fe es una expresión auténtica del proceso asumido por las Maestras seglares y religiosas que se dedican a la formación con verdadera mística, convencidas de que el bien y los valores se siembran en “los corazones aún tiernos”...

Los Padres de familia, la Parroquia, las Familias de barrio, son también objeto de la pastoral de la Comunidad que está convencida de la urgencia del anuncio del Reino, situación que encuentra en la fe y confianza de las gentes de Campoamor, como una obligación de buscar nuevas pedagogías para comunicarse y crecer juntos, como hijos de Dios.

Así, la Escuela acoge año tras año, un buen número de niñas que desean salir favorecidas por una formación que atendiendo no sólo la parte humana, se caracteriza por el énfasis en la cualificación del ser en el ámbito espiritual y académico.

Hoy, al entrar al nuevo milenio, la comunidad se dispone a cualificar su propuesta pedagógica brindando una educación más pertinente y adecuada a las exigencias del hombre, del medio y los avances de la tecnología; para ello, con la ayuda del Municipio de Medellín, dispone de una sala de computadoras, con equipos modernos de multimedia y software actualizado.

La Escuela en sus inicios surgió a la par con la parroquia y abrió sus puertas para que en su aula múltiple se celebrara la eucaristía con las gentes del barrio, hoy se proyecta en las actividades parroquiales y pastorales con alegría y entusiasmo. Niñas, educadoras, Hermanas y padres de familia, viven y expresan su fe y su pertenencia a la parroquia de variadas formas; ella es el sitio para alimentar el amor a Jesús y comunicarlo en actitudes de solidaridad con nuestros hermanos.

Aquí continúa siendo una realidad la intuición misionera de Marie Poussepin: “Una Comunidad para el servicio de la Educación y la utilidad de la Parroquia”.