Colegio de la Presentación Rionegro

Colegio de la Presentacion RionegroEn terrenos montañosos, con algunas zonas planas, regados por las aguas de los ríos Negro y Pereira y numerosas quebradas y a 48 kilómetros de Medellín está el municipio de Rionegro; ciudad de gran importancia histórica, ya que en 1863 durante el mandato presidencial de Tomás Cipriano de Mosquera, acogió en su casco urbano a la Convención Nacional que redactó la Constitución.

A Rionegro, polo de desarrollo y puerta de entrada al Oriente Antioqueño, la Congregación envía para atender la misión de la educación de las jóvenes del lugar una Comunidad que a través del tiempo y los cambios impuestos o sugeridos por la sucesión de gobiernos ya democráticos, ya militares, responde con audacia a los retos de la formación integral de quienes se confían a ellas.

En 1920 la Comunidad que inició en 1917 su misión, se desliga del Hospital de la misma ciudad y con Hermana Francisca de la Cruz continúa su crecimiento, tanto en el aspecto físico de la obra como en la recepción de estudiantes y la propuesta de nuevos programas.

Al aproximarse el fin del Milenio cuenta con 1220 estudiantes y atiende los niveles de Preescolar, Básica y Media académica. En general la población escolar es católica, se benefician de esta propuesta educativa no sólo los habitantes de este municipio sino también, los circunvecinos, como La Ceja, el Carmen de Viboral, Marinilla, El Retiro y otros.

En 1973, el colegio estrena nueva sede, situada en el Barrio el Porvenir y un año después tiene lugar la bendición de la Capilla. Las Bodas de Diamante se celebran en 1992 con una gran acción de gracias, al tiempo que se bendice la primera piedra para el Templo Parroquial "Nuestra Señora de la Presentación", en terreno donado por la Comunidad. Con motivo de este aniversario recibe de la Cámara de Representantes La Cruz de la Democracia.

Las sucesivas visitas oficiales dan crédito a los esfuerzos continuos para ofrecer una educación cada vez más cualificada. En 1997, celebra los 80 años de existencia e inaugura la sala de sistemas con modernos equipos que actualizan el servicio y el Carisma como respuesta oportuna al cambio de los tiempos.

La prospectiva misionera de la Comunidad es amplia: la excelente acogida de que goza el Colegio en la población y en su entorno, la lleva a generar nuevos programas de cobertura, no sólo se obtiene la dotación para un mejor servicio educativo sino la oferta de valores, porque los jóvenes que se forman en la Institución deben adquirir principios y vivenciar actitudes, más que recibir simples elementos de conocimientos científicos; ello implica que tanto en el ámbito humano como en el tecnológico, asuma los retos y desafíos que se le plantean a la educación y el Colegio pueda mirar su prospectiva desde las posibilidades de competencia y cualificación de su propio dinamismo y según el Carisma que lo impulsa.