C.B.A. SAN ANTONIO

CBA SonsonSonsón, es uno de los municipios con más historia en el departamento por la hidalguía de sus gentes, por la riqueza de sus suelos y por el progreso que año tras año marca su desarrollo. Situado en el sur oriente antioqueño, fundado por José Joaquín Ruiz y Zapata, con unos 45 mil habitantes que residen en la zona urbana y rural. Su clima es frío con una temperatura aproximada de 13 grados centígrados.

Son famosos sus accidentes geográficos: Páramo de Sonsón, Cerro de las Palomas, La Vieja y El Capiro y el Cañón del Río Arma. Sus monumentos históricos motivan la pertenencia de sus habitantes y promueven el turismo. La Casa de los Abuelos y sus museos son atracción y huella del tiempo en este municipio paisa por excelencia.

Económicamente es pujante por la agricultura, la ganadería, la minería y la industria, cada vez más diversificada por la creatividad y empuje de las gentes sonsoneñas.

Las Hermanas llegan el 29 de agosto de 1935 para hacerse cargo de los ancianos e indigentes de la “Casa de Mendigos” que había sido fundada el 20 de diciembre de 1902. Desde 1930, las Hermanas que trabajaban en el Hospital, comenzaron a colaborar en la obra por medio de la Hermana Fidelia.

Originalmente el refugio atendía también niñas, pero paulatinamente fue dedicándose al cuidado específico de los ancianos y discapacitados del lugar.

La Institución evoluciona tanto en la razón social como en los servicios mismos que presta a diversos usuarios: de “Casa de Mendigos” pasa a llamarse “Asilo San Antonio” y finalmente “Centro de Bienestar del Anciano”, llegando a perfilarse como lo que es hoy, un lugar de acogida y atención integral a personas de la tercera edad que carecen de un grupo familiar que pueda acogerlas y brindarles una vida digna, además muchos carecen de medios de subsistencia. Así se convierte en respuesta a la soledad que deben enfrentar tantos hermanos nuestros cuando la vida va colmando de años su existencia.

Defender los derechos del anciano, constituye la misión de la Comunidad en este lugar; atenderlos en su salud y en la dimensión afectiva y espiritual es razón de su presencia y motivación para vivir la caridad con fuerza de misericordia entre los menos favorecidos de la sociedad. Presentar un Jesús vivo y atrayente, amigo en las horas de soledad es ministerio que da calidez, no sólo a los ancianos sino a las personas que entran en relación con las Hermanas.

Se ha buscado estrategias para superar las múltiples dificultades económicas que vive la Institución y fue así como se creó el “Banquete de Solidaridad” y un comité pro asilo, que la promueve constantemente entre las gentes del municipios y aún fuera de él, en bien de este centro.

Una Granja les permite realizar actividades de terapia ocupacional con los ancianos; las Hermanas los acompañan en éstas y en todas las actividades que se realizan en favor del hombre integral, de estos ciudadanos de la tierra e Hijos de Dios en camino al encuentro definitivo con Él.

Al llegar el año 2000, encontrará al centro en sus 88 años de existencia y a la Comunidad celebrando los 75 años no interrumpidos de presencia y servicio de caridad con los más pobres del municipio de Sonsón.

La ley 100 ha permitido una mejor atención en salud para la tercera edad. Las Hermanas propenden una mejor aceptación del anciano en medio de la sociedad y por eso han emprendido campañas de concienciación y encuentros de valoración intergeneracional para conseguir una mejor convivencia en el medio.