SANTA TERESA

Santa TeresaCerca del Colegio de la Presentación existía ya la casa que sin apariencia alguna, guardaba dentro el espacio y las condiciones para una amable convivencia de las Hermanas mayores. La huerta y las flores ofrecían de por sí, un ambiente de paz que el 25 de febrero de 1971 comienzan a habitar las Hermanas por decisión de Soeur Marie Bernard du Rosaire, de inmediato también empiezan a construir más habitaciones para que otras Hermanas vengan a disfrutar en su vejez de esta cómoda casa.

En 1973 se bendice la obra terminada que permite albergar 31 Hermanas que conformarán comunidad con Hermana Judith Naranjo como Superiora. En 1999 está habitada por 37 Hermanas mayores y Hermana María Mercedes Gómez R., es la Superiora.

En esta hora de la vida se hace posible ocultarse en Dios para proyectarse desde un ángulo nuevo a quienes necesitan una palabra oportuna o simplemente un testimonio elocuente. La alegría es la nota predominante en cada Hermana y en toda la Comunidad.

Todo momento es bueno para estar con el Señor, todas las horas son bien aprovechadas, porque si bien las fuerzas han decaído para realizar ciertas actividades, la mente está despierta y las manos activas para continuar ocupadas en “algo” que reporta, al menos, bienestar al más necesitado. La acertada animación y el acompañamiento espiritual, les permite vivir actualizadas y en constante participación con la realidad, son solidarias, así entienden su misión.

La salud es centro de atención y es la causa para que una Hermana deba cambiar de la Comunidad a la clínica o a las otras casas de atención a Hermanas mayores más cercanas a este centro asistencial, otras, parten a la Casa del Padre a celebrar allí su pascua, 42 lo han hecho en estos 28 años. Otras celebran su fiesta de fidelidad, 38 Hermanas han vivido la alegría de sus bodas de oro en Santa Teresa.

El dinamismo de la animación espiritual y litúrgica, no tiene que envidiarle a una buena casa de formación: temas bien preparados, liturgias bien orientadas, retiros bien dirigidos... animación, es lo que puede sintetizar un compromiso y una vida que no se rompe porque pasen y se acumulen los años.

La proyección pastoral se expresa mediante compromisos personales de catequesis, preparación a la recepción de diferentes Sacramentos y atención a las personas que buscan en la sabiduría del viejo una palabra oportuna para sus vidas; la visita a los enfermos y en fin, el aprovechar la mínima ocasión para anunciar el Reino, con estilo propio, que no es otro que el de Marie Poussepin, sigue haciendo bien aunque la voz sea trémula, las manos temblorosas y los pasos inseguros.

La acogida es presente y futuro en el servicio de caridad que se vive en esta Comunidad de Santa Teresa, pues se siente y se prodiga como fraternidad, oración y anuncio de la persona de Jesús.