San Pedro de Uraba

SAN PEDRO DE URABA

San Pedro de UrabaLa Fundación de este conglomerado de unos 35.000 habitantes, es apenas de 1956 y como Municipio su erección fue el 1 de Enero de 1978.

Su primera historia se desarrolla en tres grandes fases. Siendo tierras inhóspitas y selváticas, llegan encabezados por Pedro Cuadrado un grupo de jóvenes que busca el sustento en la explotación y comercialización de la hipecacuana hasta agotarla definitivamente, llegando así a elegir el cultivo del maíz como sustituto. Es la época de la violencia de los años 40.

Se inicia la construcción de viviendas con materiales propios de la región, palmito, palma y caña flecha. Después de 1953 comienzan a llegar Antioqueños, Vallunos y Huilenses que buscan explotar la tierra y abrir un nuevo comercio a través del trueque.

En la década del 60 se consolida la actividad comercial y aparecen los grandes latifundios que desplazan al colono y provocan la desaparición de los bosques primarios y la apertura hacia nuevas fronteras como la ganadería.

Al aumentar la población, los líderes colonos Cordobeses y Antioqueños, vieron la necesidad de iniciar la labor educativa que tuvo en su origen el servicio particular y en forma domiciliaria.

Ante la creciente demanda y la necesidad de cualificar la educación, comienza un proceso que pretende la oficialización de las Escuelas y la búsqueda de Comunidades Religiosas que brinden además del saber, elementos de formación integral para la persona.

En 1986, el Párroco, Padre Javier Montoya Zuluaga, con enorme interés por ayudar a los habitantes del pueblo a superar el mal de la ignorancia, hace la petición a la Provincia para enviar una Comunidad que se responsabilice, al menos de una parte de la Educación y poder así, ordenar y elevar la calidad de este vital servicio. A partir de ese momento, las Hermanas acompañan a profesores y estudiantes en sus procesos de formación, al tiempo que desarrollan un proyecto de Pastoral Parroquial y de Promoción de la mujer. En 1997 dejan la dirección de la Escuela para dedicarse al IDEM que ya cuenta con su presencia en la Rectoría.

La Catequesis es atendida por la Hermanas desde hace algunos años, lo mismo que un satélite del movimiento COMPARTIR para viudas y huérfanos de la violencia, proyección de la Comunidad de Apartadó, atendido por la Comunidad de San Pedro de Urabá, llevando así, alivio espiritual y siendo expresión de fortaleza en medio del dolor.

La violencia de la guerrilla y de los paramilitares le ha dado características particulares a la región cuyos habitantes en muchos casos son desplazados por el miedo y la carencia de bienes para sobrevivir aunque San Pedro de Urabá sea rica en tierras y cultivos.

Aquí el Carisma de Marie Poussepin encuentra un nuevo Sainville donde enseñar y anunciar el Evangelio. La Pastoral Parroquial organizada y la atención a las veredas es prospectiva misionera de esta obra.